{"multiple":false,"video":[]}

Una empresa japonesa tuvo que pedir perdón públicamente tras sancionar a un empleado que salía cada día tres minutos para comprar su almuerzo fuera del edificio corporativo.

La insólita decisión salió a la luz a través de un artículo publicado por el New York Daily News, que en sus páginas narra la historia de este empleado de la Oficina de Obras Hidráulicas de la ciudad de Kobe, quien entre 2017 y 2018 tomó 78 minutos para comprar su merienda a diario, tiempo que fue descontado de su sueldo con media jornada.

A pesar que la sociedad japonesa se rige a través de estrictos cánones laborales y largas jornadas de trabajo, la decisión de la empresa llamó la atención en la ciudadanía, que consideró la medida como excesiva.

Por ese motivo los ejecutivos de la compañía pidieron perdón nada más y nada menos que a través de la televisión de ese país.

 

Tags:

Deja tu comentario