{"multiple":false,"video":[]}

El mes de agosto es conocido como el mes del corazón, dado que diversos organismos realizan campañas para prevenir y controlar los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

La tarea de cuidar el corazón es particularmente importante si se considera que el 80% de las muertes prematuras son provocadas por patologías cardiacas, según cifras entregadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estos fallecimientos podrían evitarse si las personas llevaran una dieta saludable, rica en frutas y vegetales, y baja en grasas saturadas, sodio y alcohol, y además evitaran el cigarro y realizaran actividad física.

De hecho, según los especialistas, la posibilidad de padecer problemas cardiovasculares disminuye entre un 50% y 70% si se mejoran los hábitos de vida.

La necesidad de fomentar el autocuidado es más imperiosa si se toma en cuenta que las enfermedades cardiacas no tienen síntomas evidentes, sino que se manifiestan a través de un infarto al corazón o al cerebro, siendo pocas las opciones de tratamiento y mejoría cuando no se tratan a tiempo.

Imagen foto_00000015

 

¿Cómo prevenir? A continuación, te entregamos 10 consejos:

 

Comer bien y cuidar el peso: Mantener un peso adecuado es la consecuencia de saber equilibrar las calorías que se ingieren con las que se gastan durante el día. Lo ideal es que el índice de masa corporal (IMC) no supere los 25 kg/m2.

Por ello, los especialistas recomiendan incluir pescados, carnes magras, frutos secos, aceite de oliva, lácteos descremados, frutas, verduras y legumbres que aporten los minerales y las vitaminas necesarios para el organismo.

También incluye ácidos grasos, como Omega 3, 6 y 9, como los que contienen distintas variedades de aceites consumiéndose crudos, como es el caso del aceite de canola.

“El aceite de canola tiene beneficios en que puede disminuir el colesterol malo, lo que es positivo para nuestras arterias. Segundo, puede mejorar la resistencia a la insulina, es decir, disminuye la progresión a diabetes. Además, tiene propiedades antioxidantes”, afirmó la doctora Mónica Acevedo, directora de la Sociedad Chilena de Cardiología a CHV Noticias.

Tener ojo con el colesterol: El exceso de colesterol puede acarrear efectos nocivos a la salud. El colesterol se deposita en las paredes de los vasos sanguíneos y obstruye el flujo de la sangre, por lo que es importante ser tratado por un especialista.

Controlar la diabetes: La diabetes es una patología crónica que produce alteraciones en el corazón, riñones, visión y extremidades inferiores. Si cualquiera de tus padres es diabético o tienes sobrepeso u obesidad, estarás más predispuesto a desarrollarla.

Controlar la presión: La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Los niveles de una persona sana están bajo los 140/90 mm Hg. Es importante chequearla constantemente, ya que la hipertensión suele ser asintomática. Para esto es altamente importante disminuir el consumo de sal.

Mantenerse activo: Nunca hay que olvidar que el corazón es un músculo y necesita ejercitarse. Por ello, es fundamental realizar actividad física regularmente, lo que mejorará la circulación sanguínea en todo tu cuerpo, los niveles de colesterol y de triglicéridos en la sangre se regularán, y la presión arterial disminuirá. Lo aconsejable son 150 minutos ejercicio aeróbico de intensidad moderada a la semana.

Dormir bien: El descanso permite reponer energías y evita consumir estimulantes o exceso de cafeína para rendir durante el día. Por ello, es aconsejable dormir 8 horas diarias.

Decir no al estrés y la ansiedad: Es prioritario generar espacios para desconectarse y practicar actividades de relajación, como yoga o meditación.

No fumar: Mucho se conoce del efecto nocivo del tabaco sobre la salud y no estamos hablando de fumar una cajetilla, sino que basta con un cigarrillo para perjudicar la salud.

El tabaco reduce la cantidad de oxígeno en la sangre, estrecha y endurece la capa interna de las arterias, y hace que la presión arterial aumente. Además, es el causante de reducir los niveles de colesterol bueno (HDL) en la sangre y de aumentar los niveles del malo (LDL) y de los triglicéridos.

No abusar del alcohol: Las bebidas alcohólicas, al mezclarse con la sangre, afectan el funcionamiento de muchos órganos del cuerpo. Es recomendable no abusar del alcohol.

Pide un diagnóstico a tiempo: Cerca de la mitad de las personas que mueren repentinamente por enfermedades coronarias, no sabía de su problema. Por ello, es fundamental realizar chequeos médicos constantes para prevenir estos males.

 

Tags:

Deja tu comentario