{"multiple":false,"video":[]}

Después de años de discusión pública en torno al proyecto hidro-eléctrico “Hidroaysén”, las empresas a cargo de su construcción, Enel y Cobún, decidieron dar fin a la sociedad y liquidar los bienes, terminando con la discusión pública desde su aprobación en 2011.

Las empresas comunicaron su decisión a través de dos documentos públicos donde detallan que su dimisión al proyecto debido a que “no es factible en términos económicos”, como el explica el texto difundido por Colbún S.A., dueña del 49% de Centrales Hidroeléctricas de Aysén S.A.,

Por su parte Enel, especificó que, tras el cese del proyecto hidroeléctrico, “Enel Generación Chile, facultada por su directorio, comunica su decisión de renunciar al usufructo de los derechos del agua de dicho proyecto”.

La notica marca un hito en la historia de las movilizaciones sociales en los últimos 15 años, luego de las multitudinarias manifestaciones ciudadanas en diversas regiones del país y especialmente en Santiago, en oposición a la construcción de las cinco centrales hidroeléctricas, dos en el río Baker y tres en el río Pascua, ubicadas en la región de Aysén, al sur de Chile.

Cabe recordar que las marchas y protestas en contra del proyecto, que abastecería del 21% de la energía del Sistema Interconectado Central (SIC), comenzaron en 2009, tras la aprobación del proyecto, bajo el gobierno del entonces presidente Sebastián Piñera.

Tras su salida del mandato, el ex presidente señaló que “no eran las empresas apropiadas para haber llevado a cabo este proyecto y cometieron sus propios errores”, aludiendo a que ambas habrían sido propietarias del 80% de la producción eléctrica en el país, conformando un duopolio.

Declaración pública de Cobun

Declaración pública de Enel

Tags:

Deja tu comentario