{"multiple":false,"video":{"key":"crN2wxP7JxQechvn34146","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Al interior del hospital están las salas de clases y quienes no se pueden levantar, reciben a los profesores que van directamente a su cama para estudiar con ellos.

Se trata de niños que padecen cáncer y son víctimas de invalidantes secuelas tienen así la posibilidad de no perder su escolaridad, a pesar de su delicado estado de salud.

Son esperanzadores testimonios de resiliencia y cuyo ejemplo es digno de sacarse el sombrero. Niños y niñas que se han propuesto dar una lucha contra esta terrible enfermedad.

“A los niños, cuando les diagnostican un cáncer, los desincentivas absolutamente de donde el se encontraba, se su familia, de sus mascotas de su colegio. Por lo tanto, la escuela, se convierte en un lugar que le da la posibilidad de interactuar con otros niños. Les devuelve un poco la vida”, dice la doctora Marcelo Subieta, directora de la Fundación “Nuestros Hijos”.

Tags:

Deja tu comentario