La Universidad Nacional de La Plata, en Argentina, reveló que las aguas de los ríos de ese país tienen un alto nivel de sildenafil, principio activo del Viagra y de otras 22 marcas de medicamentos para combatir la disfunción eréctil.

Según el Centro de Investigaciones del Medio Ambiente (CIM), de dicha universidad, la presencia de este componente podría tener consecuencias negativas en el ecosistema y la salud humana.

Lee también: “Tenía los ojos hinchados de llorar”: La frustración de niños sordos que no pueden aprender en colegios integrados

En la investigación sostuvo que “debido a los hábitos actuales de consumo en nuestra sociedad, una sucesión de contaminantes se ha ido acumulando en el medio ambiente cuya presencia ha logrado escapar de la atención, hasta hace pocos años”.

Los investigadores consignaron que esos contaminantes, después de su administración o uso, “se incorporan a los sistemas acuáticos debido a que sus características refractarias no se eliminan en las plantas de tratamiento de aguas residuales convencionales y, por lo tanto, llegan a las aguas superficiales y los sistemas de purificación”.

Te puede interesar: Recolector de basura finge atropello para pedir compensación al automovilista

Alberto Capparelli, uno de los investigadores explicó que “el sildenafil y la carbamazepina son algunos de los principales contaminantes emergentes que se encontraron en las aguas analizadas para la investigación”.

El científico detalló que se analizaron aguas provenientes de cloacas y del río Uruguay, además de los canales de este “porque normalmente las plantas tradicionales no logran eliminar estos contaminantes ni otros que provienen de maquillajes o cremas que contienen metilparabeno”.

Lee también: Encuentran araña australiana que mide 10 centímetros cerca del puerto de Iquique

Según dice el estudio, detectado el problema los investigadores probaron un método basado en el uso de carbón activado en polvo (CAP), que logró remover más del 85% de las trazas de sildenafil y carbamazepina luego de 8 horas de contacto con las sustancias. 

Lo anterior se considera un gran avance si se tiene en cuenta que con la tecnología habitual -con carbón activado granulado o CAG- se absorbió y extrajo menos del 10% de ambos contaminantes en ese mismo lapso.

 

 

Tags:

Deja tu comentario