{"multiple":false,"video":[]}

El expresidente del Gobierno regional catalán, Carles Puigdemont, y los cuatro exconsejeros que le acompañan en Bruselas, se entregaron hoy a la justicia belga en calidad de detenidos y rechazaron su traslado ante las autoridades españolas que los reclaman por presuntos delitos de sedición, rebelión y malversación de fondos públicos.

Puigdemont y los exconsejeros autonómicos, Antoni Comín (Salud), Clara Ponsatí (Enseñanza), Lluís Puig (Cultura) y Meritxell Serret (Agricultura), se entregaron a la Policía federal en Bruselas a las 09:17 horas (08:17 GMT) del domingo, explicó en comparecencia de prensa el portavoz de la Fiscalía de Bruselas y magistrado, Guilles Dejemeppe.

La entrega fue “convenida” con los magistrados de los cinco políticos catalanes, que respetaron el compromiso y se entregaron a las autoridades belgas en presencia de sus abogados, precisó.

Se produjo en una comisaría de Policía del centro de Bruselas, evitando la presencia de medios de comunicación en el momento en el que pasaban a estar formalmente bajo arresto.

Poco después fueron trasladados a la sede de la Fiscalía de Bruselas, donde permanecen en “privación de libertad”, es decir “sin libertad de movimientos” y obligados a permanecer en el edificio.

En caso de que el juez de instrucción considere que no debe liberarles, serán conducidos a prisión.

Tags:

Deja tu comentario