{"multiple":false,"video":{"key":"crJ4zHnwR4Gechvn33609","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Lo acusaron de violación y era inocente. Esto fue lo que le ocurrió a un joven que pasó meses en la cárcel, a la espera del resultado de un examen de ADN que los exculpó.

La víctima del abuso fue una joven mayor de 14 años, quien lo habría reconocido a través de un set fotográfico, a pesar que no tenía responsabilidad en el hecho.

Según cuenta Eduardo Molina, quien lava autos en la calle, su detención se debió a que “yo andaba siempre por estos lados, en la droga de repente uno andaba por ahí, hacía sus cosas, pero nunca algo como eso”, explicó tras ser dejado la libertad.

“Pasó cuatro meses en prisión preventiva, pero estos exámenes en estos casos que son urgentes se podrían realizar en forma expedita”, explica el defensor público Nelson Salas, respecto a la lentitud del proceso que extendió la estadía de Eduardo en la prisión.

“Es fome que la gente que te apunte con el dedo y pero por una causa así”, señaló el acusado.

Tags:

Deja tu comentario