{"multiple":false,"video":[]}

El arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, consideró una “oportunidad” la decisión del Papa Francisco de enviar a Chile al arzobispo de Malta, Charles Scicluna, para que investigue las denuncias contra el obispo de Osorno, Juan Barros.

Barros, nombrado obispo en marzo de 2015 por el sumo pontífice, ha sido acusado en el país de encubrir los abusos sexuales cometidos por Fernando Karadima cuando este era párroco de la iglesia de El Bosque. 

Ezzati afirmó que la iglesia chilena está “muy feliz” con la determinación “oportuna” de Francisco, y que “es una oportunidad” en la que se “viene a buscar los elementos que la gente quiera ofrecer para un juicio más completo”.

El Vaticano anunció el martes que Francisco enviará a Chile al arzobispo de Malta para que se reúna con las víctimas de Karadima, recopile antecedentes e investigue la participación de Barros en los casos de abuso sexual en el país suramericano.

Esta noticia se da después de que el papa visitara Chile entre el 15 y el 18 de enero pasado, cuando defendió al obispo Barros y calificó las denuncias de las víctimas de “calumnias”.

El último día que estuvo en Chile, en la ciudad de Iquique, Francisco dijo: “El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, voy a hablar”. “No hay una sola prueba en contra, todo es calumnia”, añadió. EFE

Tags:

Deja tu comentario