{"multiple":false,"video":[]}

La familia de una trabajadora asesinada en el Monticello presentó una demanda por $4.700 millones en contra del casino, por concepto de daño moral y lucro cesante.

Se trata de los familiares de Carolina Carreño Ávila, la crupier que el pasado 2 de julio fue baleada por el veterinario Osvaldo Campos, mientras se encontraba realizando sus labores.

Según los abogados, la mujer de 34 años -que ese día estaba de cumpleaños- murió por causa de “la negligencia y falta del deber de seguridad” de la empresa empleadora, en este caso el casino Sun Monticello.

Por tal razón, de acuerdo a información de El Mercurio, la familia pide $1.500 millones por daño moral para las dos hijas de la víctima, y la misma suma para su pareja.

Además, por lucro cesante se calculó que, si Carolina hubiera trabajado los 26 años que faltaban para jubilarse, habría obtenido $168 millones.

Por su parte, el casino Monticello rechazó la acusación y alegó que no indemnizarán a la pareja de la crupier, dado que no tenía un vínculo legal con la fallecida.

En tanto, aseguran que lo ocurrido con el veterinario fue un “hecho inédito” y que el Ministerio del Interior dictó un decreto dos días después de la tragedia para exigir mayores medidas de seguridad.

Deja tu comentario