{"multiple":false,"video":[]}

La familia de una mujer fallecida denunció que la funeraria “Amor de Cristo” tuvo un trato denigrante, dado que no consideraron la obesidad de la difunta al organizar la sepultura.

Según publicó La Cuarta, María Elena Rodríguez murió a los 52 años por un ataque cardíaco, por lo que debía ser enterrada en el cementerio El Prado, en Puente Alto, a las 11:00 horas de este jueves.

“La niña que murió era una persona gordita y la funeraria lo ha hecho todo mal. La echaron como un mueble al auto y resulta que se les rompió el cajón por debajo, y no tenían cómo sacarla”, contó Tatiana Mora, amiga de la madre de la fallecida, al matutino.

“Amarraron el féretro como si fuera un sofá, y no se puede sacar el cajón porque se rompió con los movimientos. Hemos reclamado a la funeraria y llegaron con un cajón que era absolutamente una burla porque era mucho más chico”, continuó.

Finalmente, tras cinco horas de inconvenientes, lograron sepultar a la difunta a las 16:30 horas, cuando llegó un nuevo ataúd.

En medio de la espera, la hija de la mujer fallecida puso una denuncia en Carabineros en contra de la funeraria.

En tanto, la empresa “Amor de Cristo” se defendió de las acusaciones. “La culpa es por la demora de la sepultación, debido al paso del tiempo la caja metálica no resistió“, señaló una persona que no se identificó al diario La Cuarta.

“Llamé al cementerio y me dijeron que no había sido sepultada porque iban a sepultar a dos hermanos asesinados, y como era conflictivo no le dieron hora para ayer (miércoles). Esa fue la situación”, concluyeron desde la funeraria.

 

Tags:

Deja tu comentario