Familiares de las víctimas del accidente del avión Hércules C-130, que desapareció en Mar de Drake cuando se dirigía a la Antártica, exigen una búsqueda submarina por la zona, ya que el buque oceanográfico Cabo de Hornos -que tiene la mejor tecnología para el rastreo submarino- dejó de operar en Magallanes a fines de diciembre y se encuentra en mantención.

Según consigna El Mercurio, los familiares se reunieron con el ministro de Defensa, Alberto Espina, el pasado martes 28 de enero.

En la cita, que duró más de tres horas, reclamaron la falta del información que han tenido, pidieron conocer el nombre de quien autorizó el despegue y exigieron la contratación de una empresa extranjera que encuentre y rescate los restos del avión.

Estefanía Medina, hermana del comandante Ítalo Medina, sostuvo que “La FACh establece que la búsqueda todavía continúa y el ministro dice que va a continuar, pero nosotros hacemos hincapié en que se pare la búsqueda de superficie, que es lo único que han hecho en estos días, y se dé paso a gente internacional que pueda llegar a esa profundidad (cuatro mil metros)”.

Lee también: El audio clave en la investigación por la caída de Hércules C-130

Por su parte, Patricia Carrasco, madre del cabo primero Christopher Pacheco, demanda que el gobierno “se meta la mano al bolsillo” y que invierta “tal como para el rescate de los 33 mineros”.

En cuanto a las causas directas del accidente, los familiares creen que hubo una falla eléctrica o alguna irregularidad con la carga bordo.

Lee también: FACh confirma que el avión Hércules C-130 siniestrado presentó una imperfección en el 2016

El pasado 24 de enero, los familiares del coronel Christian Astorquiza interpusieron la primera querella del caso.

La acción judicial fue presentada contra quienes resulten responsables como autores, cómplices o encubridores por cuasidelito de homicidio.

El Juzgado de Garantía de Punta Arenas declaró admisible la querella, por lo que ahora está en manos del Ministerio Público.

Tags:

Deja tu comentario