Hace algunos días se viralizó un lamentable caso en redes sociales, el cual daba cuenta de una joven discapacitada que sufriría el embargo de su casa, por deber el impuesto de una silla de ruedas que fue traída desde Italia.

Se trata de María Luz Pierantoni de 18 años, quien padece de distrofia muscular congénita por déficit total de merosina, la cual le impide 2caminar y valerme por mí misma”.

También te puede interesar: Farkas anunció donación a Padre Mariano Puga luego que fuera asaltado

Según explicó en su relato, en el año 2011 recibió una silla de ruedas de regalo, por parte del gobierno italiano, ya que ella tiene dicha nacionalidad.

El problema comenzó cuando este artefacto llegó al país, ya que la Aduana le indicó que, para poder sacarla debía pagar un impuesto de aduana más el I.V.A.

🔴Por favor, leer y compartir URGENTE!!!!🔴Hola, mi nombre es María Luz Pierantoni, tengo 18 años, soy hija de…

Publicado por María Luz Pierantoni en Jueves, 11 de octubre de 2018

Si bien luego de varios trámites pudieron sacar la silla temporalmente, la deuda se mantuvo. Años más tarde el ministerio de Hacienda le indicó que no debía pagar el impuesto, pero si el I.V.A.

Aunque ella pudiera pagar esta cantidad de dinero, todavía no lo puede hacer, ya que se necesita que la Aduana “realice el trámite oficial de importación de la silla”, pero este lleva meses estancando.

Lee también: Leonardo Farkas ofreció millonario aporte para el ‘Tiburón’ Contreras

Ahora recibió la noticia de que no los podían seguir esperando con el pago, por lo que se procedería al embargo de su casa. “¿Creen ustedes que es JUSTO que el Estado de Chile, habiendo condonado deudas a grandes empresas, cobre impuestos por una ayuda que otro país le da a un chileno por una necesidad de salud que Chile debería ser capaz de suplir?”, se preguntó María Luz en la publicación.

Con el paso de los días, la información llegó hasta Leonardo Farkas, quien anunció que la ayudaría.Seguidores me envían esta terrible noticia con María Luz. No puede la burocracia destruir una familia. Díganle dónde le deposito dos millones y pueda pagar o se compre otra silla de ruedas”, escribió.

De esta manera, la joven podrá saldar su deuda de algo que ella considera completamente injusto. “No me mandaron de Italia un auto ni una cartera, NO ME MANDARON UN LUJO: me mandaron una SILLA DE RUEDAS”, había escrito.

Tags:

Deja tu comentario