{"multiple":false,"video":[]}

El sacerdote Felipe Berríos ha ganado una gran notoriedad en clero chileno, principalmente por sus declaraciones que, en muchas ocasiones, han sacado ronchas en la jerarquía eclesiástica, o por su personal forma de ver la vida cristiana, viviendo, por ejemplo, en una población en Antofagasta, en igual de condiciones en materia de acceso que sus vecinos, la mayoría personas de escasos recursos.

Fue esa notoriedad, precisamente, la que llegó al prestigioso diario español El País  a interesarse en su persona, interés reflejado en una larga entrevista publicada por el medio donde, entre otras cosas, habla sobre la visita papal a Chile programada entre el 15 y 18 de enero.

“Siento que la Iglesia católica chilena está muy alejada de la gente, tremendamente cuestionada y con una jerarquía que no llega a los fieles”, fue una de las respuestas que la publicación hispana destacó, refiriéndose al actual estado de influencia de la Iglesia en el país y las diferencias que Francisco encontrará en relación al pasado de esta institución, en el marco de la visita de Juan Pablo II en 1987.

“Cuando era estudiante de teología en la Compañía de Jesús y luego como obispo y arzobispo de Buenos Aires, le tocó conocer a una Iglesia chilena muy respetada en Latinoamérica, con obispos de peso, que tenían opiniones que repercutían en sus diócesis y eran escuchadas hasta en Europa”, dijo sobre el rol que cumplió la Iglesia durante la dictadura militar en el país.

Ahora “le debe sorprender (al Papa) ver una Iglesia callada, metida para adentro y que no va a la vanguardia de los cambios de la sociedad chilena. Y él, encima, diciéndole a la Iglesia que salga a la calle, que se meta en líos”, agregó el sacerdote.

Tags:

Deja tu comentario