{"multiple":false,"video":[]}

Finalmente, y luego de varias discusiones, se determinó que los funcionarios de carabineros sí podrán ocupar su arma en las marchas masivas.

Todo había comenzado el pasado 30 de abril, cuando se había entregado la instrucción que los uniformados, no podrían portar su arma de servicio durante estas manifestaciones. Cuestión que de inmediato generó opiniones divididas.

Según indicó La Tercera, dentro de la institución existían las dos visiones. Mientras unos apoyaban la medida, ya que en algunas ocasiones se las podían quitar, otros las criticaban, aludiendo a que es el único método de defensa ante un ataque masivo.

Fue el propio general Hermes Soto quien finalmente aclaró la situación. “Fue un error de interpretación del prefecto. Eso jamás se ha ordenado. Nuestro personal, todo nuestro personal, usa armamento en los servicios policiales. Incluso, nosotros hemos potenciado las labores preventivas en este tipo de eventos, justamente para tener más medidas de seguridad en los procedimientos; por lo tanto, hay un error que fue solucionado de manera inmediata”, aseguró.

Tags:

Deja tu comentario