{"multiple":false,"video":[]}

Han pasado cuatro meses desde que Pablo Alarcón (22) empujó a una María Angélica Varas, fiscalizadora del Transantiago. En un hecho que le significó un drástico y repentino cambio de vida a la mujer.

Desde entonces, Alarcón, quien era estudiante universitario de psicología, estuvo un tiempo preso mientras se esclarecían los hechos, hasta que la justicia le otorgó libertad bajo fianza, debiéndole pagar $10 millones a la afectada.

Sin embargo, María Angélica Varas aún se muestra dolida por lo ocurrido y esta mañana en un contacto televisivo con Bienvenidos, el matinal de Canal 13, expresó: “Tengo mucha rabia contra él, no me ha pedido ninguna disculpa y eso es lo que más me duele, su poca humanidad. Le preguntaría por qué se desquitó conmigo y por qué no cargó su tarjeta, si solo pagaba 200 pesos. No está arrepentido y nunca se preocupó de mí”.

Varas agregó: “Debió haberse ido a la cárcel. No es justo que solo haya pagado en lo económico, no se hizo justicia y no entiendo por qué no me ayudaron”, agregó la ex fiscalizadora del Transantiago.

Tags:

Deja tu comentario