{"multiple":false,"video":[]}

Un grupo de grafiteros provocó un daño irreparable a pinturas rupestres, que datarían del año 600 aproximadamente.

Los sujetos rayaron con aerosol sus nombres y quisieron inmortalizar su amor en estas obras de arte prehispánicas, pertenecientes a la cultura Tiwanaku y ubicadas en las Cuevas de Anzota al sur de Arica.

La situación fue denunciada por Felipe Sandoval a través de su cuenta de Twitter, quien publicó fotos del daño patrimonial.

“Llama la atención que no exista vigilancia. Se nota que durante la noche esto queda vacío. El problema es que estas pinturas son de valor incalculable y fueron vandalizadas”, aseguró el usuario en LUN.

Según los especialistas, este daño es irreversible y, si se intenta limpiar los grafitis, se ternará sacando todas las pinturas originales, que se hicieron con materiales minerales. “Son minerales como óxidos de fierro o tierra de colores mezclados con agua o algún aglutinante, por lo que se saldrá si se pasa un trapo con agua”, explicó la arqueóloga Marcela Sepúlveda.

La misma experta recuerda que la cueva está protegida por ley al ser un bien arqueológico, pero no tiene calificación de Monumento Nacional.

 

Tags:

Deja tu comentario