{"multiple":false,"video":{"key":"csbGaOrI2QZGchvn36071","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

La heroica acción de un joven africano en Francia, que salvó a un bebé de caer desde gran altura en un edificio, trae a la memoria otras heroicas acciones a manos de extranjeros, pero en Chile.

Lamentablemente, hay algunos casos donde estas acciones, donde varios inmigrantes pusieron en riesgo sus vidas, no han sido reconocidas como corresponde.

Un caso similar fue el de Wisnel Noreus, un ciudadano haitiano de 33 años que se desempeñaba como guardia de seguridad en una estación de servicio. Tras evitar el asalto y quedar en riesgo vital producto de las 14 puñaladas que recibió por parte de un adolescente, hoy vive un calvario económico.

Según cuenta, hoy se encuentra imposibilitado de hacer trabajos que impliquen ejercer fuerza, además de estar con licencia médica hasta el mes de julio, recibiendo parcialmente su remuneración, la que no alcanza para los gastos médicos, comer y ayudar a su familia en Haití, sin recibir una ayuda concreta, por ejemplo, del Gobierno.

Otro caso similar es el de Richard Joseph, quien recibió en sus brazos a una mujer que se arrojó del noveno piso de un edificio en Estación Central en noviembre de 2017, resultando con una fractura en una de sus piernas producto de la fuerza del impacto tras salvarle la vida.

Pero lamentablemente, en el caso de Joseph, la familia de la mujer nunca tomó contacto con él y a diferencia del caso francés, no recibió ayuda, incluso después de haber visitado La Moneda y haber sido recibido por la ex presidenta Michelle Bachelet.

 

Tags:

Deja tu comentario