{"multiple":false,"video":[]}

Un georgiano impide desde hace casi una década a sus ocho hijos salir a la calle para “protegerlos de la mala influencia de la sociedad”, informaron medios locales.

“Les hago hombres yo mismo, les enseño lo que considero necesario, no les hace falta ni química ni física”, dijo el georgiano a los periodistas, congregados frente a la entrada en su casa.

La localidad donde Amirán Devnozashvili mantiene secuestrados a sus ocho hijos – tres niños y cinco niñas entre siete y 21 años – se halla a 320 kilómetros al noroeste de la capital georgiana, en la provincia de Racha-Lechkhumi y Kvemo Svaneti.

Mis hijos saben cosas importantes como, por ejemplo, que fumar es malo”, indicó Devnozashvili, sin dejar que los medios de comunicación se asomen al patio de su hogar, el único sitio donde desde 2010 salen a pasear sus ocho hijos.

Tags:

Deja tu comentario