{"multiple":false,"video":{"key":"crVVGFECqBKEchvn35293","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

El Hospital Bambino Gesú, dependiente del Vaticano en Italia, puso sus servicios médicos a disposición de la familia del pequeño Alfie Evans, niño que está en estado vegetal por una rara enfermedad degenerativa.

La justicia británica deberá dar la razón a sus padres, para que el pequeño sea trasladado hasta este recinto, el único que cuenta con las capacidades necesarias para mantener vivo al Alfie, ya que, a diferencia de Inglaterra, personas en su estado son desconectadas.

Los padres del menor, Tom Evans de 21 años y Kate James de 20, se encuentran peleando en esta encrucijada legal, para conseguir el permiso para sacar a su hijo del país.

El traslado del niño se gestó luego del encuentro que el padre tuvo con el Papa Francisco, quien se conmovió con esta historia, disponiendo de los recursos del Vaticano para materializar su llegada a Italia, donde el gobierno de ese país entregó nacionalidad a sus padres, para facilitar su permanencia, además de un transporte aéreo militar que ya se encuentra listo con todo un equipo médico que facilite su llegada al Hospital Bambino Gesú.

 

Tags:

Deja tu comentario