Por Alejandro Sepúlveda Jara

El cielo se oscureció sobre Sao Paulo, la ciudad más grande de Sudamérica, producto del humo de los descontrolados incendios forestales que están afectando la Amazonía en Brasil. El número de siniestros en ese sector del país aumentó un 82% este año (1 de enero al 18 de agosto) en comparación con el mismo periodo de 2018, reveló el Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE).

A la fecha, registran cerca de 72 mil focos de incendios por lo que Brasil decretó estado de emergencia. De acuerdo con lo informado por el INPE estamos ante el mayor número de incendios forestales de los últimos siete años en Brasil.

Lo más dramático de todo es que, según el investigador de incendios del INPE, Alberto Setzer, “estos incendios son todo de origen humano. Unos con intensión y otros, accidentales. Para que tengas un incendio natural necesitas rayos, pero en toda la región central de Brasil u el sur de la Amazonía hay una sequía muy prolongada. Hay lugares con casi tres meses sin ni una gota de agua”.

Lee también: “Huelga escolar por el clima”: Se cumple un año desde que Greta Thunberg inició su lucha por el cambio climático

Si ya las cifras son devastadoras, las consecuencias de lo que está ocurriendo en el principal pulmón verde del planeta lo podrían ser aún más de continuara a este ritmo. Las cifras preliminares estiman que la deforestación en Brasil se ha triplicado desde la asunción del presidente Jair Bolsonaro en enero de este año. Sólo en julio recién pasado se talaron más de 2 mil 200 kilómetros cuadrados de bosques, un 280% más altas que en julio del año pasado.  

Cerca del 60% de la Amazonía se encuentra en territorio brasileño, la cual es crucial para mitigar los efectos del cambio climático en el planeta.

Tags:

Deja tu comentario