{"multiple":false,"video":{"key":"crHOUl75VyhCchvn33383","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Durante la visita del Papa Francisco a Chile, el animador José Miguel Viñuela confesó que había sido vulnerado en el Colegio San Ignacio del Bosque, donde lo obligaban -junto a otros alumnos- a bañarse desnudo en la piscina, para tomarle fotos, que posteriormente serían exhibidas en un diario mural.

El principal responsable de estos hechos fue el sacerdote Jaime Guzmán Astaburuaga, capellán y profesor del establecimiento, que en junio de 2012 fue declarado culpable. Hoy, Guzmán cumple condena eclesiástica y está impedido de tener contacto con menores de por vida, además de prohibición para ejercer el sacerdocio.

Este domingo, en una entrevista con La Tercera, Cristián del Campo, provincial de la Congregación Jesuita en Chile, reconoció los abusos y pidió perdón a las víctimas.

“Aunque hayan pasado hace muchos años, nos avergüenza mirar esos hechos y darnos cuenta de que ni nosotros ni la comunidad escolar reaccionamos a tiempo”, afirmó. “Necesitamos pedir perdón a todos esos ex alumnos que fueron vulnerados”, agregó.

“Yo creo que fuimos lentos, fuimos tardos, fuimos negligentes a la hora de comprender que había situaciones que superaban el límite absolutamente”, concluyó el sacerdote.

Tags:

Deja tu comentario