{"multiple":false,"video":{"key":"crHFrRR5aiAychvn33362","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Una historia de esfuerzo es la que protagoniza Pablo Flores a sus 23 años, quien padece de una parálisis cerebral provocada al momento de su nacimiento.

Pablo practica jiu jitsu y muay thai, entrenamientos de artes marciales que lo han ayudado a mejorar su estado físico y a recuperar la movilidad, asegurando incluso que ha tenido mejores resultados en comparación a terapias convencionales.

El denominado “Broko” por sus entrenadores, realiza estas prácticas tres veces a la semana. Incluso ha participado en torneos peleando cara a cara con los mejores de cada disciplina, consiguiendo un cinturón de manos de uno de sus entrenadores, Cristóbal Pinochet.

Para mí no es una enfermedad. Creo que es una forma distinta de ver la vida”, señala Pablo respecto de su discapacidad. Mientras que Marcelo Sanhueza, otro de sus entrenadores, afirma que “utilizamos el deporte como un motor de inclusión social”.

 

Tags:

Deja tu comentario