{"multiple":false,"video":{"key":"crBXIgzE50U6chvn32590","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Una hermosa historia de Navidad sucedió en la localidad de Cabrero, Región del Bío Bío, donde un juez del Juzgado de Garantía le concedió un deseo a un pequeño niño que lo emocionó con una carta.

El magistrado Eduardo Fritz recibió una misiva en sus manos y grande fue su sorpresa al ver que estaba escrita con letra de niño. Al comenzar a revisarla, se dio cuenta que el autor era Fernando, quien le pedía desesperadamente que le concediera un único regalo de Navidad.

Éste era que le permitiera a su padre una pequeña libertad condicional de su reclusión nocturna, pues quería acampar tres días con él en la localidad de Campanario en enero próximo.

El juez Fritz no dudó en revisar los antecedentes del hombre, que cumple desde septiembre de este año dos condenas de 540 y 61 días de cárcel por conducir en estado de ebriedad, las cuales fueron cambiadas por reclusión nocturna domiciliaria.

Muy por el contrario de lo que se podría pensar, el final fue feliz, pues la petición del pequeño Fernando fue acogida.

“Como buen abogado, el pequeño fundamentaba su petición en que no había pedido regalos en estas fiestas y que había pasado a quinto básico con un promedio 6.3. Nos pareció que tenía antecedentes suficientes y que era un gesto muy noble de su parte“, indicó Fritz, según informó Radio Biobío.

“Consideramos que el delito es manejo en estado de ebriedad sin lesiones, ni daños, pesquisado en control policial; también que Fernando (padre) se presentó siempre a todos los actos del procedimiento, sin que hayamos tenido que despachar una orden de aprehensión y que nunca ha tenido incumplimientos en esta pena sustitutiva”, puntualizó.

El pasado viernes se llevó a cabo la audiencia donde fue acogida la petición del niño, quien se mostró muy emocionado por recibir este hermoso regalo de Navidad.

Deja tu comentario