{"multiple":false,"video":[]}

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, afirmó hoy que su país afronta “un golpe de Estado disfrazado” con el pedido para su destitución, que será debatido y votado este jueves en el Congreso.

“La Constitución y la democracia están bajo ataque. Estamos ante un golpe bajo el disfraz de interpretaciones legales supuestamente legítimas”, enfatizó Kuczynski en un mensaje televisado al país en el que estuvo acompañado por sus vicepresidentes, Martín Vizcarra y Mercedes Aráoz.

El pleno del Congreso, que domina el partido fujimorista Fuerza Popular, escuchará este jueves la defensa de Kuczynski ante las acusaciones de que una empresa suya recibió dinero de la constructora brasileña Odebrecht, tras lo cual debatirá un pedido de destitución por una presunta “incapacidad moral permanente”.

El gobernante aseguró que durante su defensa ante el Congreso responderá “con claridad puntual” a las acusaciones que afirman que se benefició con pagos de Odebrecht.

Recordó que el fujimorismo ya censuró u obligó a renunciar a cinco de sus ministros en poco menos de un año y medio de gestión, algo que calificó como “un verdadero récord histórico”.

“No somos perfectos, por supuesto, pero ahora es evidente que desde un principio se buscaba llegar hasta lo que está sucediendo hoy“, sostuvo en alusión a que su pedido de destitución fue supuestamente planificado por el fujimorismo desde un principio.

De ser aprobado el pedido de destitución, que requiere del voto favorable de 87 de los 130 congresistas, la jefatura del Estado debería ser asumida por Vizcarra o, si este declina, por Aráoz.

Si los dos vicepresidente renuncian, el titular del Congreso, que en este momento es el fujimorista Luis Galarreta, tendría que asumir la presidencia y convocar de inmediato a nuevas elecciones generales, que se deben celebrar en el plazo máximo de un año.

 

 

Tags:

Deja tu comentario