{"multiple":false,"video":{"key":"cqL2Hqv4NRmmchvn25483","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Este martes la psicóloga chilena Lucy Ana Avilés, residente en EE.UU. desde 2007, anunció que el Gobierno autorizó el traslado del avión Supertanker, el más grande del mundo para el combate de los incendios forestales, con capacidad para almacenar 73 mil litros de agua.

El sábado pasado, esta compatriota casada con el arquitecto norteamericano Benjamin Sharpe Walton -heredero de los supermercados Wal-Mart– comenzó una campaña a través de redes sociales para enviar esta ayuda a Chile.

Aunque desde un comienzo señaló que los costos del traslado y las operaciones, avaluadas en más de dos millones de dólares, correrían por cuenta de su familia, Avilés contó que conseguir la autorización no fue fácil.

“La Conaf puso mucha resistencia (…) Muchos dicen que este avión no sirve, que Chile tiene muchas quebradas y que la geografía es compleja. Ante eso yo respondo: En Colorado y California la situación no es tan diferente y ese no es un argumento para tirar todo para abajo”, señaló a Emol.cl.

“Nos logramos contactar con la subsecretaría del Interior, que nos mandó una carta con una serie de preguntas sobre los gastos, que incluía por ejemplo si íbamos a pagar el agua, lo que respondimos que sí”, agregó Lucy.

El avión, que puede volar a muy baja altura y cuenta con tecnología única, estará operando durante cinco o seis días con los gastos pagados.

“Si el gobierno y alguien facilita el agua, la bencina y los costos de tener estacionado el avión en la loza del aeropuerto, se podrían aumentar los días, pero hasta el momento no se ha hecho ningún ofrecimiento”, se lamentó la chilena en La Tercera.

 

 

 

 

 

 

Tags:

Deja tu comentario