{"multiple":false,"video":{"key":"crYuZMWjZKwmchvn35619","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

La próxima semana los obispos chilenos sostendrán un encuentra clave con el Papa Francisco en Roma, luego del informe emitido monseñor Charles Scicluna, tras visitar nuestro país y sostener una serie de entrevistas con víctimas de abusos en la iglesia chilena.

Pero existirá un gran ausente, porque según la información entregada por La Segunda el arzobispo emérito de Santiago, Francisco Javier Errázuriz, no viajará a Roma para participar de la cita porque según cercanos estaría “cansado de las polémicas”. A esto se suma que la cita es solo obligatoria para los obispos en ejercicio.

Pero también existiría una razón más doméstica y se debe a que en la casa de huéspedes, donde se realizarán los diálogos, no tenía habitaciones disponibles para la fecha. A su vez habría manifestado que “El Papa sabe lo que podría aportar”, por lo que se ofreció a escribírselo.

Tampoco viajaría el obispo Andrés Arteaga, debido a un Parkinson. Mientras que, por su avanzada edad tampoco concurrirán a la cita Bernardino Piñera y Jorge Medina.

Cabe mencionar, que el obispo de Osorno, Juan Barros, podría no concurrir al encuentro con el Sumo Pontífice ya que hace unas semanas se encuentra con licencia médica a raíz de un cuadro de estrés severo.

A Barros las víctimas de Fernando Karadima lo han sindicado como uno de los principales encubridores de los abusos.

Tags:

Deja tu comentario