{"multiple":false,"video":[]}

El Papa Francisco protagonizó un emocionante encuentro junto a Emanuele, un niño de 10 años que se acercó hasta un podio dispuesto frente al sumo pontífice en su visita a la parroquia de San Pablo de la Cruz, para preguntarle sobre su padre recientemente fallecido.

El niño, consternado por la situación y por su dolorosa pérdida, no pudo articular palabras frente al micrófono, por lo que el Papa le pidió que se acercara a él con confianza y que le dijera su pregunta al oído.

Emanuele, llorando desconsolado, llegó hasta los brazos de Francisco y le preguntó si es que su padre, quien en vida fue ateo, había podido legar al cielo tras su muerte. Ante esto, el Papa le pidió permiso para poder contar el caso a todas las otras personas presentes en el lugar, a lo que Emmanuel accedió.

“Ojalá todos nosotros pudiésemos llorar como Emanuele cuando tenemos un dolor como tiene él en el corazón. Él lloraba por su papá. Ha tenido el coraje de hacerlo delante de nosotros porque en su corazón hay amor por su padre”, comenzó a explicar el Papa.

Posteriormente, añadió que el padre había bautizado a sus cuatro hijos a pesar de no creer en dios, y que Emanuele le dijo que “él era un hombre bueno”, ante lo que el Papa respondió:

“Qúe bonito que un hijo diga que su padre era bueno, ¿Piensan que Dios sería capaz de dejarlo lejos de él?”, a lo que la gente respondió: “¡No!”, volviendo a preguntar: “¿Dios abandona sus hijos cuando son buenos?”, donde todos respondieron con un “No” nuevamente.

“Bueno, Emanuele, esta es la respuesta. Dios seguramente estaba orgulloso de tu papá, porque es más fácil que, siendo creyente, se bautice a los hijos que, siendo no creyente, bautizarlos. Y seguramente esto a Dios le ha gustado mucho. Habla con tu papá, reza a tu papá. Gracias, Emanuele, por tu valentía”, sentenció el Papa Francisco, sellando así este especial momento.

Mira este momento completo a continuación:

 

Tags:

Deja tu comentario