{"multiple":false,"video":{"key":"crOn7lgFjwVschvn34249","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Este 11 de marzo, como es tradición, se realizó el cambio de mando. En un acto republicano realizado en el Congreso, Michelle Bachelet entregó la banda presidencial a Sebastián Piñera, que gobernará el país por los próximos cuatro años.

Aunque se trata de una instancia formal, estuvo llena de anécdotas que serán recordadas en la historia. Una de ellas fue la despedida que hicieron las “Bachelet-lovers” a la mandataria en la Plaza de la Constitución, donde la sorprendieron con cantos y carteles.

Otra situación anecdótica fue la vestimenta de algunos diputados, como Pamela Jiles o Flor Motuda, quienes no renunciaron a su estilo para presentarse en el Congreso.

También llamó la atención la situación que vivió Miguel “Negro” Piñera, hermano del mandatario, dado que no pudo ingresar al Congreso por salirse del protocolo.

Por otro lado, el primer chascarro del segundo mandato de Piñera se vivió en Cerro Castillo, debido a que se le cayó la piocha de O’Higgins y uno de sus escoltas debió recuperarla.

Finalmente, los nietos del presidente fueron los encargados de desordenar la fotografía oficial de Piñera con su familia.

Tags:

Deja tu comentario