{"multiple":false,"video":{"key":"crT5awHI9Wf0chvn34964","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

A una verdadera solución salomónica llegaron los alcaldes de Las Condes y Vitacura, quienes se encontraban en pugna, producto del destino de unos terrenos que Joaquín Lavín quiso destinar para viviendas sociales, mientras que su homólogo, Raúl Torrealba, quería convertir en áreas verdes.

Tras decirse de todo a través de Twitter, los jefes comunales hoy volvieron a ser amigos, tras decidir que el espacio de 28 mil metros cuadrados de terreno, ubicado al costado de la ribera sur del río Mapocho, terreno que pertenece a Las Condes, pero emplazado en la comuna de Vitacura.

En medio de la polémica, el alcalde Lavín acusó a Torrealba de discriminación, según dijo por haber cambiado el plano regulador, descartando la construcción de las viviendas sociales, echando pie a tras al proyecto que incluía nueve torres, con departamentos de 70 metros cuadrados para los vecinos más vulnerables, quienes viven de allegados mientras esperan cumplir el sueño de la casa propia.

En respuesta a los dichos de Lavín, Torrealba lo acusó por medio de redes sociales de “depredador inmobiliario”, ya que “quería depredar un sector de Vitacura”, aclaró el edil.

Finalmente, fue el Ministerio de Vivienda el que ofició de mediador para calmar los ánimos y terminar con la disputa entre ambos alcaldes, acordando establecer un plazo de 30 días para determinar el mejor uso de estos terrenos, estudiando la posibilidad de destinar un 50% para el parque de Torrealba y un 50% para las viviendas de Lavín.

Tags:

Deja tu comentario