{"multiple":false,"video":[]}

Pebbles, un hámster y la mascota de apoyo emocional de una joven de 21 años, murió luego de que la universitaria estadounidense se sintiera obligada a dejarla en una taza de baño del aeropuerto y tirar la cadena, según reportó The Guardian

Belén Aldecosea llegó el pasado 21 de noviembre con su mascota a tomar un vuelo que la llevaría a casa, en el sur de la ciudad de Florida, pero cuando estaba en el terminal aéreo le dijeron que el pequeño animal no sería admitido.

Spirit, la empresa de transporte, admite haber cometido el error de decirle a la joven en primera instancia que sí podía llevar a Pebbles, para luego tener que decirle que no siguiendo su reglamento.

Tras ello, según la versión de la joven, la compañía le habría sugerido dos opciones: dejarlo libre o ahogarla en la taza del baño.

Sin embargo, la vocería de la empresa lo desmiente y descarta que se le haya aconsejado terminar con la vida el animal. 

“Ella estaba asustada. Yo estaba asustada. Fue aterrador tratar de ponerla la taza”, dijo Aldecosea al Miami Herald. “Me senté ahí por diez minutos llorando”, agregó. 

La historia llega en medio de problemas entre compañías estadounidenses, como United Airlines y Delta, y los pasajeros que necesitan viajar con “animales de apoyo o soporte emocional”, porque estas han restringido aún más el acceso de dichas mascotas.

Desde las empresas han afirmado tener problemas para controlar durante los vuelos a las distintas especies por ese concepto.

 

Tags:

Deja tu comentario