{"multiple":false,"video":[]}

Durante los últimos años, se ha visibilizado la brecha salarial de género, es decir, la diferencia que existe en los sueldos que se pagan, cuando un hombre y una mujer realizan el mismo trabajo.

En este día del trabajo, en Chilevisión y CNN Chile queremos visibilizar y conversar este tema en todas nuestras pantallas y plataformas.

Junto con Letonia, Chile ocupa el cuarto lugar entre los países con mayor diferencia de sueldos entre géneros en todo el mundo, según el informe respectivo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Imagen foto_00000002

(Fuente: OCDE)

Según este ranking, la diferencia entre la mediana salarial entre hombres y mujeres por el mismo trabajo, es de un 21,1%, casi siete puntos atrás del promedio de brecha salarial de los países miembros de la OCDE, el cual llega al 14,3%.

¿Qué es la «mediana salarial»? Es tomar los sueldos de las personas de menor a mayor y determinar el dato que se encuentra en la exacta mitad entre dichos ingresos.

Por otra parte, los datos del Instituto Nacional de Estadísticas al respecto son menos alentadores. Según el organismo estatal, para 2017, la brecha sería de un 31,7%. Esto significa que, ante un mismo trabajo, un hombre gana en promedio 601.311 pesos al mes, mientras que una mujer percibe la suma de 410.486 pesos.

Esta desigualdad no solamente está en los salarios, sino en las posiciones de poder de las mujeres. Un estudio de la CEPAL muestra que el 9% de los CEO (directores ejecutivos de empresas) son mujeres, cifra que se reduce a la mitad en Latinoamérica.

Esto motiva a mirar las soluciones de otros países para resolver el problema de la desigualdad salarial entre hombres y mujeres. Un caso emblemático es el de Islandia, país que durante la última década ha liderado el ranking del Foro Económico Mundial como el país con menor brecha salarial.

En aquel país, el pasado 1 de enero entró en vigencia una ley que busca equiparar los sueldos entre hombres y mujeres, obligando tanto a empresasblicas como privadas, a entregar la misma remuneración por el mismo trabajo. En el caso de incumplir la norma, las sanciones podrían llegar hasta los 400 euros por cada día que el empleador ocurra en esta irregularidad.

Imagen foto_00000001

Fuente: The Global Gender Gap Report 2016

Por su parte, Alemania decretó este año la Ley para el Fomento de la Transparencia en las Estructuras Salariales, la cual obliga a las empresas con más de 200 trabajadores a revelar los sueldos que reciben individualmente los empleados por una misma labor, como una forma de que las personas puedan tener información sobre una brecha salarial que, según los datos de la Unión Europea, llega al 21%.

Tomar medidas para acortar la brecha de género es urgente. El desafío está en las autoridades y entidades de gobierno, para poder legislar sobre este tema; tal como en Islandia, obligar a empresas a pagar de igual manera, ya sea un hombre o una mujer. Sin desarrollar políticas al respecto, se necesitarían 70 años para acortar la brecha, de acuerdo a ONU Mujeres.

La reducción de la brecha no solo es un tema de justicia. La paridad de sueldos impulsa el desarrollo sostenible y el crecimiento de la economía.

¿Cómo solucionamos esta problemática de la sociedad chilena? Comparte esta nota y se parte de la conversación con el hashtag #LoJustoCHV.

 

 

Tags:

Deja tu comentario