{"multiple":false,"video":{"key":"crZaFP78DUmMchvn35710","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

A partir del martes hasta el jueves se vivirán reuniones importantes que van a cambiar el rumbo de la iglesia católica en nuestro país. Esto debido a la convocatoria que realizó el Papa a 31 obispos chilenos, a fin de discutir el informe entregado por Charles Scicluna y los testimonios recogidos en primera persona de las víctimas de Karadima.

Sin embargo, esto no fue de un día para otro, ya que hubo hitos claves que desencadenaron estas reuniones que generan expectación internacional.

Tras su visita a principios de este año, el Papa Francisco desató una polémica por tratar de “calumnias” las acusaciones de encubrimiento de abuso sexual que rodean al obispo Juan Barros.

Luego de esto, emitió una carta que fue leída públicamente por Fernando Ramos, secretario general de la conferencia episcopal, donde pidió perdón por sus dichos en Chile luego de recibir el informe entregado por Scicluna.

En dicho escrito, se reunieron 64 testimonios lapidarios, los que apuntaban a abusos y encubrimientos con nombre y apellido.

Posterior a ello, tres víctimas de Karadima fueron hasta Roma para reunirse personalmente con el Pontífice, marcando un hecho histórico que causó gran expectación nacional e internacional.

Los cambios vienen con fuerza, según se presume previo a las reuniones que mantendrá el Papa con los obispos chilenos, sobre todo con el inesperado viaje de último minuto del Cardenal Errázuriz.

 

Tags:

Deja tu comentario