{"multiple":false,"video":[]}

El pasado martes una extraña situación se vivió al interior de un vuelo que iba desde el aeropuerto de Gran Canaria rumbo Ámsterdam. El avión tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia, debido al mal olor de un pasajero.

“La gente vomitaba, cayó enferma (…) El hedor era gigantesco. El hombre olía fatal. Desde que llegó al pasillo, la gente comenzó a gritar y se puso a buscar pañuelos para tapar la nariz”, relató uno de los pasajeros al medio El Mundo de España.

El personal del Boeing 737 de la compañía holandesa de Transavia Airlines, ya se había percatado de este hombre, por lo que prefirió llevarlo a la parte trasera del avión, sin embargo, las personas que estaban en ese sector también estaban afectadas.

“Escuché a alguien decir que el hedor era peor que el de un cadáver que se había estado descomponiendo durante un mes. Era una situación insostenible”, relató otro de los pasajero al diario holandés ‘De Telegraaf’.

Para poder solucionar esta “emergencia”, el piloto decidió detener en Faro, Portugal, donde bajaron a todos para limpiar la aeronave.

Finalmente, los pasajeros llegaron a su destino, pero con dos horas de retraso.

 

Tags:

Deja tu comentario