{"multiple":false,"video":{"key":"crXBmlu3qQcAchvn35519","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Santiago Soto ha sido el médico de cabecera de Fernando Karadima desde hace 30 años, y hasta el día de hoy, lo visita una vez al mes en el hogar de ancianos San José de Lo Barnechea donde se encuentra cumpliendo una condena canónica.

Soto, señala, que esto le ha costado que algunos pacientes dejaran de atenderse con él, sin embargo, afirma que su fidelidad con Karadima es porque está “obligado en moral y en el caso mio por juramento a atender a los pacientes con los cuales yo me comprometí”.

De acuerdo con el estado actual de Karadima, señala que “él no ha cambiado en estos ultimos 8 años que ha estado confinado, él tiene una tristeza infinita en el corazón, está lleno de azoro, de vergüenza por lo que se dice de él y él alega su inocencia casi absoluta.

Sumado a esto, afirma que Karadima “reza por las personas que lo acusan” y que rechaza totalmente las acusaciones que recaen sobre el obispo Juan Barros.

 

 

Tags:

Deja tu comentario