{"multiple":false,"video":[]}

Tras encontrar con vida a los 12 niños y su monitor atrapados desde hace diez días en una cueva de Tailandia, los equipos de salvamento buscan la manera más “segura” de rescate en unas tareas que podrían demorarse “meses”.

Dos buzos británicos lograron anoche llegar a la cavidad donde se refugiaron las víctimas tailandesas: 12 estudiantes de entre 11 y 16 años y un profesor, de 26.

Les costó tres horas, ida y vuelta, recorrer 1,5 kilómetros de pasajes con zonas inundadas y otras abiertas, según la narración que hicieron los protagonistas.

Visiblemente delgados y con la ropa sucia por el barro, los niños agradecieron la llegada del rescate y preguntaron “¿Qué día es hoy?” antes de pedir comida: “¡Tenemos hambre!”, según una grabación del encuentro.

El grupo fue encontrado en un terreno elevado cerca del agua que inunda los pasadizos y a unos cuatro kilómetros en el interior de la cueva, donde penetraron el pasado día 23.

Hoy los equipos de rescate transportaron hasta el refugio alimentos y agua “para al menos cuatro meses”, así como medicinas para tratar y recuperar a los niños y al adulto.

Los doce integrantes de un equipo de fútbol y su entrenador tendrán que aprender a bucear para poder salir a la superficie.

El principal impedimento son los numerosos y estrechos pasadizos inundados a lo largo de la cueva, la cuarta más larga de Tailandia, con unos 10 kilómetros de longitud y frecuentes cambios de nivel.

Tags:

Deja tu comentario