{"multiple":false,"video":{"key":"corLZgCiEk4uchvn4678","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Paula Gómez estaba almorzando en el restaurant “El Roto Inglés” de Quillota, cuando se disponía a amamantar a su bebe de sólo un mes. Cuando se desabrochaba la camisa, se acercó el dueño del local y le dijo que estaba prohibido.

La afectada acusa una discriminación y una vulneración a los derechos del niño, ya que se le prohibió su alimentación. Paula tuvo que salir del local e ir a darle leche a una plaza que estaba afuera del lugar.

El dueño del local niega este tipo de acusaciones y dice que sólo que acercó para explicarle la situación y como debía hacerse. Además, dice que desde que existe la ley que prohíbe fumar en los restaurantes, siempre se ha podido amamantar en el establecimiento.

Deja tu comentario