{"multiple":false,"video":[]}

Casi pierde el ojo. Así de simple y directo fue lo que le ocurrió a una mujer en Canadá, quien le pidió a su pareja que le inyectara tinta en el globo ocular para que, de esta forma, quedara con su ojo de color violeta.

El problema es que la intervención salió mal y la joven, identificada como Catt Gallinger, estuvo a punto de perder su ojo derecho ya que como se explica en un artículo de Emol, la aguja utilizada por su pareja era muy larga, lo que le dañó severamente su visión.

Otro de los factores que incidieron en que esta intervención saliera mal, fue que su novio le dejó la aguja inserta durante 10 minutos y solo realizó un pinchazo, siendo que estos debieron ser varios y durante algunos segundos.

Luego de esto, Catt Gallinger aseguró que demandará a su novio (ahora exnovio), para y, según sus palabras, evitar que le haga algo peor a otras personas.

 

Tags:

Deja tu comentario