{"multiple":false,"video":[]}

Una mujer holandesa se unió el pasado jueves al grupo de personas que han salvado milagrosamente de la tragedia.

Mientras iba caminando por la localidad de Horst, una ráfaga de viento inclinó demasiado un árbol.

La mujer se percató, pero siguió caminando sin identificar la amenaza que se le venía encima. Tres pasos más tarde, el árbol cayó peligrosamente frente a ella.

Lo preocupante fue que algunas ramas cayeron sobre el coche de su bebé, aunque su carrito tenía un “techo” que bloqueó parte del impacto.

Tags:

Deja tu comentario