{"multiple":false,"video":{"key":"cr7MWuoig1NCchvn32025","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Delitos en la vía pública como lanzazos siguen teniendo como víctima principalmente a muchas mujeres, las que en medio de robos incluso han sido arrastradas y agredidas por ladrones.

Varios son los casos conocidos, como una joven que en 2016 fue asaltada por un “motochorro” en el Barrio Brasil, quien la arrastró por varios metros, solo para robarle su teléfono celular.

A la lista de asaltos a mujeres se sumó un nuevo hecho ocurrido el pasado lunes, cuando un desconocido intentó arrebatarle la cartera por la espalda una trabajadora de una Isapre que se dirigía a subir a un bus del Transantiago.

“Trató de quitarme la cartera y, como soy alta, no pudo. Entonces me votó al suelo, me golpeó en la cabeza”, dijo la mujer entre lágrimas, afirmando que la situación es terrible, porque “todos los días tengo que hacer este trayecto a mi trabajo”, señaló.

Pero a pesar de lo traumático de esta experiencia, hay quienes decidieron defenderse de los delincuentes.

Una de las alternativas más solicitadas es la práctica de artes marciales, con las que muchas mujeres pretenden dar una lesión a sus agresores.

Mónica Lisboa, monitora de defensa personal, contó que “si te dan un golpe, yo lo puedo recibir, pero me voy a poder defender”.

Simulando como comúnmente ocurren los asaltos, entregan consejos para que sus alumnas puedan evitar el robo, haciendo, por ejemplo, un golpe de martillo.

Tags:

Deja tu comentario