{"multiple":false,"video":{"key":"csa8RatHOr9cchvn35920","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Dos mujeres, que se dedican a repartir comida en universidades, denunciaron que fueron atacadas por un guardia de seguridad en la comuna de Santiago.

Las afectadas señalaron que las confundió con vendedoras ambulantes, por lo que comenzó a anotar la patente del vehículo. Cuando una de ellas se interpuso, el guardia habría reaccionado lanzándoles gas pimienta en el rostro.

Desde la municipalidad de Santiago afirmaron que su personal no está autorizado a realizar este tipo de procedimientos, por lo que responsabilizaron a una empresa externa.

En tanto, los funcionarios de la municipalidad de Las Condes ocupan desde hace un año el gas pimienta como herramienta de defensa y disuasión.

Según la ley chilena, cualquier persona puede comprar este producto en una armería establecida. Los únicos requisitos son mostrar algún documento de identificación y firmar el registro de la Dirección General de Movilización Nacional.

Tags:

Deja tu comentario