{"multiple":false,"video":[]}

Las alergias a distintos productos es algo cada vez más común, pero la historia de Ivy Angerman, de 18 meses, es especial, ya que ella es alérgica al agua (urticaria acuagénica). Esto significa que no puede transpirar, llorar o bañarse.

De acuerdo con la información del Centro de Información de Enfermedades Raras y Genéticas de los Estados Unidos, la urticaria acuagénica es una enfermedad que se desarrolla en pocos casos y que afecta cuando simplemente el agua toma contacto con su piel, sin importar la temperatura que esta tenga.

La mamá de Ivy, Brittany Angerman, se percató de esto hace algunos meses cuando ya que cuando la pequeña tomaba algún contacto con el agua de inmediato le comenzaba una picazón en todo el cuerpo. La mujer aún sale de su asombro debido que se trata de un elemento tan básico en la vida.

“Amaba bañarse, pero ahora grita como si estuviéramos asesinándola cuando la tenemos que bañar. Se siente como una quemadura de tercer grado. Corre por todos lados gritando que está caliente. Es muy duro observar eso como madre”, comentó según consigna Infobae.

En un comienzo decidieron cambiar todos los productos por higiénicos, para ver si existía algún cambio en la reacción de la niña, pero eso no ocurrió por lo que incluso pensaron que podía ser el agua de su casa, pero tampoco era así.

A la revista People la mamá sostuvo que busca distintas medidas para solucionar el dolor, pero nada es suficiente y solamente se pone peor. “Estamos muy preocupados por su futuro”, indicó.

Por ahora han decidido solamente dos veces a la semana y rápidamente, ya que de lo contrario parece una tortura. Si bien ahora toma antihistamínicos, sin que le provoquen un efecto inmediato temen que pueda quedar inmune a estos efectos.

Tags:

Deja tu comentario