{"multiple":false,"video":{"key":"crNPqlDyfUqichvn34196","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Se trata de un programa que ha cambiado vida. El hospital público El Pino en Santiago cuenta con un equipo policlínico para personas transgénero, donde son acompañados por un equipo multidisciplinario en su proceso de tránsito.

Uno de los favorecidos por esta instancia fue Diego, en el pasado Fernanda, quien ha recibido tratamiento y apoyo en este lugar, dejando atrás su pasado como Fernanda, de lo cual guarda solo como recuerdo una única fotografía.

“Me da pena. A veces lo miro sin que él se dé cuenta y digo por qué no estuve ahí”, dice su madre, tras casi 20 años transcurridos de deambular por la ciudad como mujer, una tortura que terminó hace casi un año.

“Al principio el tema de vestimenta, las poleras eran anchas, Un tiempo por darme el gusto a mí se vistió con poleritas apretadas, y que lata que yo lo haya tenido que forzar a eso”, agrega la madre de Diego, un daño emocional, según dicen los expertos, que puede provocar depresión con el tiempo.

Respecto a esta novedosa unidad que hace frente a un problema social y de salud nuevo para la sociedad chilena, la psicóloga Constanza Gálvez, a cargo del Policlínico de Identidad de Género, afirmó que “formamos este equipo hace un tiempo por demandas de los mismos usuarios”, ya sea en su tratamiento hormonal o compañía en este difícil tránsito.

Tags:

Deja tu comentario