{"multiple":false,"video":{"key":"csjUG0tBN1x0chvn37186","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Una escena sacada de una historieta o de una película se vivió en una piscina de Los Ángeles, Estados Unidos, luego de que un oso salvaje ingresara a una casa para meterse a una piscina.

La presencia del animal causó pánico entre los residentes, y no sería primera vez que realiza un acto como este, ya que por una marca en una de sus orejas se determinó que había entrado con anterioridad a otra propiedad.

Para hacerlo regresar a su habitad natural tuvo que ser sedado, y así trasladado nuevamente a las montañas, aunque no se sabe hasta cuándo se quedará en ese lugar.

Tags:

Deja tu comentario