{"multiple":false,"video":[]}

Una situación sumamente negligente ocurrió en la ciudad de Girona, España, en diciembre del 2015, cuando unos padres convivieron durante un mes con su hijo muerto.

El menor, de solo ocho años y que padecía asma, habría sido tratado con medicina homeopática y tradicional por la familia. A esto se sumó la creencia religiosa de ambos para su actuar.

La parte querellante considera que “se dedicaron a rezar para el buen progreso de la víctima”, dejando de lado un tratamiento médico, situación que finalmente terminó en el deceso del niño.

Por su parte los peritos médicos han declarado que el menor murió de una crisis de asma.

A este intrincado caso se agrega, y según reporta el sitio Antena 3, que: “La propietaria del departamento donde ocurrió el suceso ha señalado que habían dejado de pagarle los 1.100 euros de arriendo, por lo que el 5 de enero de 2015 acudió al lugar, no le abrieron, y como oyó cánticos extraños y gritos nombrando a Satán llamó a los Mossos, que entraron en el piso y encontraron al pequeño en estado de putrefacción tapado con una sábana en una habitación en la que dormían todos”.

Tags:

Deja tu comentario