{"multiple":false,"video":[]}

Un gesto de inclusión, amor o simplemente empatía con su dueño. Por la razón que sea, usuarios en redes sociales valoraron la opción tomada por la Universidad de Cádiz, que decidió incluir en su anuario de egresados a una particular alumna que estuvo durante todo el periodo de clases al interior del aula. Lo curioso de esta historia es que ella no es humana, ya que se trata de un perro.

La imagen del “Idena” aparece entre los egresados de la carrera de Trabajo Social de la Facultad de Ciencias del Trabajo de la casa de estudios superiores, donde la perra lazarillo de un alumno invidente aparece junto a su dueño en las imágenes personalizadas de cada estudiante.

 

Tags:

Deja tu comentario