{"multiple":false,"video":{"key":"cr1NX5NLLorschvn31215","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Un divertido momento vivió el presidente de Francia Emmanuel Macrón junto a Brune Poirson, su ministra de Ecología, luego que el perro del mandatario se orinara en una chimenea construida en el del siglo XVII.

“Y el perro está haciendo algo bastante excepcional”, dijo el mandatario al darse cuenta que el animal, un labrador negro que Macrón adoptó en agosto, hacía sus necesidades en el momento menos apropiado.

La BBC informó que la escena ocurrió en plena reunión gubernamental en el despacho de Macron en el Palacio del Elíseo, donde mantenía una reunión sobre inversiones con Poirson, Julien Denormandie, secretario de Estado de Cohesión Territorial, y Benjamin Griveaux, ministro de Economía y Finanzas.

“¿Ocurre a menudo?”, le preguntó entre risas Denormandie a Macron, quien aclaró que “no”. “Ustedes han provocado en él un comportamiento bastante inusual”, dijo.

Tags:

Deja tu comentario