{"multiple":false,"video":[]}

Esta historia sin duda le va a conmover. Los protagonistas son Kennady Longhurst y Greg Salsberry, dueños de Sully, su perro, quien adoptó una particular estrategia para mantener la atención de sus amos 24 horas al día.

El can, mostrando una astucia poco frecuente en un animal, fingió estar enfermo para evitar que sus dueños fueran a trabajar y lo dejaran solo, según informó Cooperativa.

Resulta que la mascota empezó a toser y ahogarse, encendiendo las alertas en su hogar y generando preocupación en la pareja, quienes debieron pedir el día libre para llevarlo al veterinario y saber qué pasaba con él.

“Después de 85 dólares, nuestro veterinario nos dijo que nuestro perro tenía una tos falsa por la que pedía atención (Y funcionó) “, escribió Kennady, en redes sociales

“Estamos bastante seguros de que él sabe que sabemos que lo estaba fingiendo. Lo amamos tanto que probablemente aprendió que si actuaba de forma extraña o diferente alguien pasaría el día con él”, agregó Kennady Longhurst en entrevista con el sitio Buzzfeed.

 

Tags:

Deja tu comentario