{"multiple":false,"video":{"key":"cseEibP5kBmechvn36473","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

El Gobierno deberá poner urgencia al proyecto de ley que busca rebajar la dieta parlamentaria, iniciativa que al fin podría avanzar, incluso con algunos votos de Renovación Nacional.

La iniciativa llevaba cuatro años sin movimiento en el Parlamento, pero se reactivó este martes luego de que 76 diputados, incluyendo a algunos RN, como Francesca Muñoz o Marcela Sabat, aprobaran el proyecto. De todos modos, hubo otros 46 diputados que se resistieron.

EL PROYECTO

El proyecto contempla la reducción de la dieta parlamentaria, que para cada diputado resulta en un ingreso líquido de casi 7 millones de pesos.

El diputado autonomista e impulsor de la iniciativa, Gabriel Boric, indicó que “los parlamentarios en Chile ganan más que los parlamentarios en toda América Latina y más que los parlamentarios en la mayoría de los países de la OCDE”.

Ese dinero va directo al bolsillo de cada uno, porque para asesorías, viajes o contratación de personal, existen asignaciones.

En tiempos en que el Gobierno busca austeridad, podría ser una buena medida y hasta algunos en el oficialismo se convencieron de ello.

La urgencia estaría garantizada y los 155 diputados tendrán que salir al pizarrón para responder una de las preguntas más incómodas que les ha tocado.

Tags:

Deja tu comentario