{"multiple":false,"video":[]}

Al ser dueño de una mascota es normal que juegues con ellos, babeen o te laman la cara. Pero un inofensivo acto terminó con terribles consecuencias para un hombre de Wisconsin, Estados Unidos.

Greg Manteufel fue dueño de muchos perros en su vida, pero el mes pasado terminó en urgencias de un hospital por una extraña infección en su sangre. Si bien en un comienzo tenía síntomas similares a una gripe, comenzó a empeorar y sintió molestias en sus piernas.

 

  • ¿Qué ocurrió?

Una bacteria llamada Capnocytophaga canimorsus lo atacó de forma agresiva y le provocó un envenenamiento de la sangre. Esto llevó a que le aparecieran manchas en todo el cuerpo, similares a los hematomas y pese a que los doctores intentaron detener la infección, los coágulos bloquearon el flujo de sangre, causando la muerte de los tejidos. Debido a esto, los médicos debieron amputar sus piernas y parte de las manos.

Imagen foto_00000002

 

  • La inofensiva causa

El caso de Greg Manteufel ocurrió por una lamida de su propia mascota, ya que esta acción tiene el potencial para propagar la bacteria Capnocytophaga, la que está en la boca de hasta el 74% de los perros y el 57% de los gatos de acuerdo con los datos entregados por el Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Imagen foto_00000003

En algunos casos estos organizamos afectan a personas con sistemas inmunológicos debilitados, causando fiebre, ampollas, problemas estomacales, fallas orgánicas o la muerte.

Imagen foto_00000004

A su vez, es extraño que estos casos ocurran, ya que solo afectan al 0,67 por millón según una encuesta en los Países Bajos.

Tags:

Deja tu comentario