{"multiple":false,"video":[]}

Tras la derrota presidencial en las votaciones del 2017, la Democracia Cristiana ha sufrido diferentes temblores dentro de la colectividad, entre ellos, la renuncia de Mariana Aylwin y otros 30 militantes al partido.

En ese sentido, se programó una Junta Nacional donde, como partido, revisen las falencias y programen el futuro de la DC, y debatan sobre su supuesto domicilio político.

“Bajo la primicia de estar reunidos por un propósito, hacer que la DC, superando sus problemas y derrotas, volviera a ser un partido cohesionado, fuerte, movilizado, con principios y objetivos claros. Sin embargo fallamos, claramente fallamos todos“, exclamó la presidenta interina de la DC, Myriam Verdugo, quien además, presentó la renuncia de la mesa directiva para adelantar los comicios internos.

En caso de aprobarse su renuncia y la iniciativa donde toda la mesa de la colectividad presentará su renuncia, se abrirá un plazo de 90 días para que se efectúen las elecciones.

En paralelo, el senador demócrata cristiano, Ignacio Walker, habló sobre las dudas que hay en el oficialismo sobre el domicilio político de la DC y señaló que “nuestro domicilio político es la Democracia Cristiana, hay que retomar la definición del 38 de los falangistas. Más allá de derechas e izquierdas, un partido de nuevo tipo, somos el centro, de la centro izquierda”.

 

Tags:

Deja tu comentario